La lucha en Aragón contra la crisis económica, por la generación de empleo y el mantenimiento de los servicios esenciales del estado del bienestar -que son responsabilidad de la comunidad autónoma- es el primer objetivo del PAR. Esa labor exige disponer de los recursos públicos precisos, a fin de aplicar desde las administraciones, medidas eficaces y adecuadas a nuestra realidad social y territorial. En ese aspecto, el potencial de nuestro Estatuto de Autonomía es una herramienta que debe ser utilizada.

“El Acuerdo para la Gobernabilidad tiene un objetivo básico: crear empleo. El empleo no se crea sólo mediante el cumplimiento de los objetivos de déficit, sino mediante un Plan de Empleo, que apueste por el crecimiento, que apoye a los jóvenes, los autónomos, los emprendedores, el comercio y las empresas familiares, y a sectores estratégicos, como el agrario, el ambiental, el turismo o la minería”.

“El futuro de Aragón ya no depende en exclusiva de las decisiones del Gobierno de España, sino también del esfuerzo común que seamos capaces de hacer los aragoneses y de como ejerzamos las competencias y capacidades que nos reconoce nuestro Estatuto de Autonomía. Y, aunque es indudable que cada comunidad, como cada uno de nosotros, como cada pueblo, como cada empresa o familia, ha podido hacer las cosas a su manera, para bien o para mal, no por eso debe cuestionarse el modelo de las Constitución de 1978, con la excusa de la grave crisis económica, social y política que padecemos. En el bloque constitucional, que incluye los estatutos de autonomía, en el parlamento, en la política, está la única solución a la crisis. (…)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies