La reforma de las administraciones públicas -y en concreto de las administraciones locales- es una cuestión que plantea aspectos de gran interés social para el presente y el porvenir de Aragón y los aragoneses. La función que en nuestra Comunidad ejercen ayuntamientos, comarcas, diputaciones y Gobierno de Aragón es decisiva y debe estar orientada, entre otros objetivos, a “priorizar la creación de empleo, destinando a ese fin los principales recursos y ajustando, en lo posible, el gasto no productivo”, “mejorar su eficacia y la eficiencia al servicio de los ciudadanos” así como “hacer más eficaz la relación con las empresas y con los ciudadanos, de manera que se mejore el servicio y se haga más eficiente su prestación”, y “consolidar y desarrollar una política de organización territorial que se base en las previsiones del Estatuto de Autonomía, en la primacía del interés general de Aragón y en las necesidades de futuro de nuestro extenso, despoblado y desequilibrado territorio”.

El décimo aniversario de la inauguración del túnel de Somport, la adquisición por la DGA del edificio de la estación de Canfranc que fue internacional, el cierre durante varias jornadas de los pasos pirenaicos a causa de la nieve, y la muy reciente apertura del tramo del AVE por Cataluña hasta Francia, son algunos acontecimientos de estas semanas ante los que el PAR reitera y reafirma su convicción sobre la necesidad de demandar, convencer a quien ostenta la responsabilidad y conseguir la apertura y mejora de las infraestructuras de transporte que conecten Aragón con Europa.

El Partido Aragonés es la formación política que durante décadas, más ha trabajado y sigue trabajando para impulsar mediante acuerdos y acciones, el aprovechamiento respetuoso del agua en Aragón, un recurso clave, el de mayor importancia, a fin de generar riqueza en nuestra Comunidad. Bajo un Gobierno de Aragón presidido por el PAR se alcanzó el primer Pacto del Agua y a iniciativa del PAR, se pudo recuperar y desbloquear años después las principales obras pendientes, al igual que fue el PAR la palanca más fuerte para movilizar la oposición aragonesa al trasvase del Ebro, para incluir en el Estatuto de Autonomía los derechos de los aragoneses sobre el agua de Aragón o para impulsar planes tan trascendentales como la depuración de nuestros ríos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies