El aplazamiento del proceso de debate para determinar un nuevo modelo de financiación autonómica, no debe restar atención y acción desde nuestra Comunidad a esta cuestión esencial que finalmente, estará sobre la mesa antes de que pasen dos años, posiblemente menos. Además, el riesgo de que la deriva soberanista de algunos trate de ser satisfecha con la concesión de privilegios en la financiación se sustanciará mucho más pronto.

Es innegable la brecha que existe entre la ciudadanía y las instituciones y partidos políticos. A fin de intentar reducirla, es fundamental la altura de miras, para debatir de manera responsable propuestas de profundización democrática, que no pueden ser abordadas desde simples mayorías, sino desde el máximo consenso.

La Comisión ejecutiva del Partido Aragonés aprobó en su última reunión, una declaración sobre la cuestión territorial de España, en la que señala que el PAR “no cree que la solución sea instaurar un Estado federal y provocar un ruptura del modelo de la Constitución de 1978”, y se manifiesta “a favor de debatir y llegar a un consenso lo más amplio posible para reformar la Constitución de 1978” con objetivos rotundos de reconocimiento de la identidad de las comunidades, igualdad fiscal para la financiación y la solidaridad, reordenación de competencias, organización territorial autonómica y nuevo diseño institucional del Senado.

El Debate de política general sobre Aragón o Debate sobre el estado de la Comunidad, celebrado en las Cortes el pasado julio, constituyó una oportunidad para plantear balances y perspectivas que conviene recuperar y reafirmar en el inicio del nuevo y decisivo curso político.

Una de las asignaturas pendientes para impulsar con mayor fuerza el desarrollo de Aragón y el potencial económico y de empleo de toda la Comunidad, es la apertura o reapertura de comunicaciones para el transporte a través de nuestro Pirineo. A día de hoy, las enésimas promesas y proyectos no se han convertido en realidades eficaces y la cordillera sigue siendo una barrera cuyos precarios pasos fronterizos -únicamente por carretera- acumulan además continuos incidentes que los convierten en inviables. Nuestra posición geoestratégica, nuestro potencial logístico, industrial, comercial y turístico adquieren serias limitaciones en beneficio de autonomías cuya estabilidad política y lealtad a España no es comparable a las aragonesas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies