strong>Nuestras Cajas…strong>
El PAR reconoce y valora la importancia de las Cajas de Ahorro aragonesas para nuestra comunidad así como la gestión realizada en las mismas por sus responsables. El PAR confía que, a resultas del proceso de ‘bancarización’ y fusiones en marcha, Aragón no pierda capacidad de decisión en estas entidades y que sigan comprometidas con el desarrollo aragonés, su sociedad y la cultura, como han venido realizando. Las reformas y potentes alteraciones en el sistema financiero español las han conducido necesariamente a adoptar esas determinaciones que el PAR espera que sean positivas para las propias cajas, sus accionistas y empleados, y sobre todo para el interés general de Aragón. El inicio de proceso de fusión apunta a la creación de una nueva entidad con mayor competitividad y capacidad, presidida por un aragonés, con Aragón ostentando un peso mayoritario y con sede operativa en nuestra comunidad, aunque nominativamente la nueva sede social conjunta se desplace. Se trata, en suma, de la mejor opción posible y de sus perspectivas cabe esperar que se sigan primando los intereses generales de Aragón y se respete la idiosincrasia que siempre han tenido las cajas como entidades identificadas con el desarrollo del territorio, el empleo y el bienestar de la sociedad.

Ante la situación generada sobre la minería aragonesa y española del carbón, el PAR apuesta por definir y ejecutar una estrategia energética planificada adecuada al siglo XXI, que propicie el desarrollo de las zonas donde está el recurso o se produce, abriendo el debate sobre el modelo energético, diseñando un mix que aproveche las potencialidades de Aragón y mire al futuro sin los prejuicios del pasado. En esa propuesta, consideramos el carbón como una reserva determinante de futuro ya que se trata de uno de los recursos energéticos endógenos que poseemos aquí (junto con las energías renovables hidroeléctrica, eólica, fotovoltaica, biomasa, hidrógeno…) y que pueden lograr que disminuya en lo posible la factura del nuestras fuentes de suministro, muy dependientes del gas y del petróleo que compramos en el exterior. Por ello, entendiendo las dificultades impuestas por la crisis también sobre los presupuestos públicos, defendemos el mantenimiento al máximo posible tanto de las ayudas directas al sector como del Plan Miner que contribuya a paliar los efectos negativos del declive estructural o inducido de las explotaciones, por medio de su continuidad y de la diversificación de las actividades económicas, creando empleo en las zonas afectadas y para las miles de familias aragonesas que directa o indirectamente viven del carbón.

Cuando se va a cumplir un año de las elecciones municipales y autonómicas, tenemos que resaltar el activo que supone la participación de representantes del PAR en los gobiernos de Aragón, diputaciones, comarcas y ayuntamientos, para dotarlos de estabilidad y gestión eficaz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies